Home

Bienvenidos a nuestro portal...

La Fiscalía de Estado provincial intervino en el conflicto del Hospital Italiano

La medida fue celebrada por el personal del efector de Virasoro 1350, que se esperanza con un futuro. Ahora habrá una auditoría y un nuevo gobierno colegiado.

Un concurrido abrazo solidario llevado a cabo ayer al mediodía por empleados y profesionales del Hospital Italiano de Rosario culminó con el conocimiento de una novedad que resultó celebrada por el conjunto. Y es que la Inspección General de Personas Jurídicas (Igpj), que depende de la Fiscalía de Estado de Santa Fe, dispuso la intervención del hospital y la instauración de un nuevo gobierno en la institución privada.

La medida oficial, implementada a través de la resolución 682 y con la firma de Ricardo Silberstein, apunta a recomponer la crisis terminal que tiene al hospital al borde de la disolución con deudas que superan los 90 millones de pesos y el libramiento de cheques sin fondos por una suma cercana a los 16 millones, todo en el marco de una convocatoria de acreedores.

"Desde ahora habrá un cogobierno entre quienes gestionaron el hospital hasta llevarlo a esta situación y un consejo asesor de médicos y empleados", graficó un médico participante de la marcha, que pidió el anonimato.

En efecto, la Inspección General resolvió crear una comisión colegiada que se hará cargo del gerenciamiento, integrada por distintos estamentos de la institución. Están la Asociación de Medicina del hospital, el Instituto Universitario, la Asociación Médica de Rosario y representantes del personal.

Silberstein —titular de la Inspección General— además designó al estudio Feullade, Ceconi, Azum y Avenali para que realice una auditoría sobre la situación económico y financiera de la entidad dentro de los próximos 45 días, y que audite los ingresos y egresos en forma diaria para "privilegiar el pago de sueldos, insumos y honorarios profesionales".

Los empleados del hospital, cerca de 600, todavía no cobraron el aguinaldo. Los profesionales también soportan retrasos.

"Esperemos que con esta medida se frene la fuga de recursos que estaba ocurriendo. Para nosotros, la persecución de un negocio financiero provocó el vaciamiento del hospital. Ahora hay que garantizar la prestación de los servicios para que el público, obras sociales y prepagas vuelvan a tener confianza", resumió el mismo médico. "También hay que ir en busca del apoyo del Consulado Italiano y la Sociedad Italiana, para sumar sectores".

Desde Atsa, el gremio del personal de enfermería y sanidad, Juan Martino, su secretario general, dijo: "La gente está dispuesta a trabajar y a hacer sacrificios pero en tanto y en cuanto haya un respuesta. Si no hay respuesta, la sociedad tiene que saber que esto cierra".

Martino agregó que "el consejo directivo ha cometido un montón de irregularidades y pasarían a ser los responsables directos de que el hospital llegue a esta situación". Se refirió a la Sociedad de Beneficencia Hospital Italiano Garibaldi, que condujo los destinos hasta ayer.

Los médicos del hospital no cobran las facturas de las obras sociales desde 2013 y tampoco las cápitas de Pami e Italmedic desde 2014.

El abrazo simbólico y solidario al hospital se extendió hasta la calle Corrientes.

Los participantes llevaban pancartas y globos multicolores. Al regreso cantaron el Himno frente a la entrada del gran edificio de Virasoro 1350 y se esperanzan con que el conflicto se solucione.

 

 

Realizan un abrazo solidario para la reactivación del Hospital Italiano

Hoy, a las 11, en Virasoro 1350, se realizará una muestra de apoyo hacia este tradicional centro de salud rosarino, que atraviesa una severa crisis económica.

Con motivo de expresar su solidaridad al Hospital Italiano se realizará hoy, a las 11, un sentido abrazo a este tradicional centro de salud de Rosario que está atravesando una severa crisis económica-financiera. Profesionales, empleados, pacientes, amigos y vecinos se manifestarán en las puertas de la entidad para pedir su necesaria reactivación.

Será una muestra de afecto y gratitud para una institución que está marcada en el sentir de la ciudad. Por eso, desde hace varios días, a través de las redes sociales se multiplicaron los mensajes de apoyo y adhesión a esta causa que persigue la rápida normalización de este hospital.

La situación del Italiano (Virasoro 1350) es realmente muy delicada. Preocupante. Desde hace un tiempo, los trabajadores vienen reclamando abultadas deudas salariales, falta de insumos, complicaciones para brindar los servicios habituales y también se denunciaron algunas maniobras deliberadas de desmantelamiento.

Las recurrentes dificultades y la ausencia de fondos (dinero) desembocaron en un conflicto decididamente angustiante para la familia del hospital, y en un estado de alerta permanente de los médicos y los empleados.

La cuestión comenzó a exhibir un esbozo de solución en una importante reunión que se realizó el miércoles pasado en el auditorio de la entidad.

Allí, entre el Concejo Directivo de la empresa y los representantes de los profesionales y los trabajadores, decidieron crear dos comisiones: una médica y otra económica, para generar un escenario que permita mayores controles.

Mediante esta acción colectiva, se determinó que la comisión médica (conformada por médicos, trabajadores y directivos del efector), monitoreará a la comisión económica, que tendrá a su cargo la búsqueda y creación de nuevos recursos para poder solventar la gran cantidad de deudas que colocaron al hospital en una situación realmente dramática.

Si bien esta iniciativa no representó la inyección de dinero que necesita en este momento la institución para comenzar a mover sus estructuras de funcionamiento, al menos se logró la presentación de un plan por parte de la empresa, en el que se comprometió la participación de profesionales y empleados para tutelar y acompañar cada nuevo movimiento del hospital.

De esta manera, el Italiano encontró una demarcación de rumbo. Inicial. Sólo formal. Pero el abrazo que se desarrollará hoy alrededor de sus instalaciones seguramente representará un guiño de complicidad y un enorme envión anímico para aquellos que deben liderar esta cruzada de recuperación.

Este gesto pretende ser una plataforma de renovación de expectativas positivas, para que el hospital pueda regresar a su fisonomía habitual y que consiga visos de normalidad en su funcionamiento. Que vuelva a ser lo que fue, hasta no hace mucho, un umbral de referencia para la salud de los rosarinos.

"Queremos que este histórico hospital vuelva a reposicionarse en la sociedad rosarina", "todos tenemos que estar ahí", "no dejaremos que se pierda", "este no puede ser el ocaso de tan renombrada institución!", "hay mucha gente que lo necesita" . Frases de este tipo fueron las que le dieron espesor sentimental a la convocatoria de este abrazo solidario que se promovió con insistencia por todas las redes sociales.

Hay mucha gente que está pendiente de este hospital, que representa 200 camas y más de 500 empleados. Nada menos. Detrás de esos números, quizás, se entiendan cabalmente la tremenda importancia y la capacidad de injerencia que ha conseguido el hospital dentro de la rutina de los rosarinos.

Así, no quedan dudas de que el Italiano es uno de los efectores de salud más importantes de la ciudad. Y que necesita de expresiones de este calibre para apuntalar su anhelada reactivación.

 

 
¿Quién está en línea?
Tenemos 2 invitados conectado(s)